Claves para llegar a ser deportista profesional

Claves para llegar a ser deportista profesional

Muchos amantes del fútbol, tenis, golf y demás disciplinas, ya sean niños, jóvenes o adultos, sueñan con llegar a ser deportista profesional. Para lograrlo es necesario cumplir ciertos requisitos para poder llegar a un nivel de juego excelente y sacrificar algunas cosas que son difíciles para algunos niños.

Comenzar a practicar el deporte que elegimos muy joven

Para llegar a ser deportista profesional es básico seguir un riguroso entrenamiento desde muy joven. La mayoría de jugadores que llegan a competir en la élite han comenzado a practicar desde muy pequeños, sobre los 5 o 6 años ya asistían a clases y formaban parte de un equipo o campus deportivos.

Tomar contacto con tennis, fútbol, golf o baloncesto desde muy joven permite al jugador estar al mismo nivel que sus rivales, ganar experiencia y llegar a ser deportista profesional encontrar su estilo propio. Cada año que un chico/a pasa sin entrenar, mayores son las carencias que le separan de sus adversarios de la misma edad.

Entrenar muchas horas a la semana

En todos los deportes se necesita un buen nivel técnico para poder destacar y competir a gran escala. Para llegar a los estándares de un deportista profesional es necesario emplear muchísimas horas de práctica a la semana.

La continuidad y la constancia son imprescindibles en todos los entrenamientos, además de un buen asesoramiento.

Una buena preparación psicológica

Para llegar a ser deportista profesional es necesario mucho trabajo y paciencia. En cualquier disciplinas no todo es perfecto, siempre habrá días malos en los que los jóvenes querrán dejarlo todo, pero también tendrán días perfectos que les animarán a luchar y seguir su camino.

Es importante saber manejar las emociones, mantener la concentración y no perturbarse por los propios sentimientos o por estímulos exteriores. La frustración y el enfado sólo llevan a cometer más errores y no confiar en las posibilidades propias, algo que puede merma mucho la personalidad de los jugadores.

Renunciar a ciertas cosas

Convertirse en deportista profesional, además de muchas horas de entrenamiento y buena preparación

llegar a ser deportista profesional

psicológica, implica renunciar a ciertas cosas que otras personas pueden disfrutar normalmente.

Los duros entrenamientos y la buena preparación física implican mantener una estricta alimentación y unos horarios de descanso muy rígidos, por lo que para los deportistas de élite es muy difícil disfrutar de cenas con amigos o noches de celebración.

Además, los viajes a competiciones y las horas de entrenamiento impiden a la mayoría de deportistas pasar el suficiente tiempo con sus familias. Esto esta relacionado con la preparación psicológica, ya que ver como nuestros amigos o familiares pueden realizar ciertas cosas que no nos podemos permitir puede provocar que dejemos el deporte.

No todos llegan a convertirse en profesionales

Aunque son muchos los que sueñan con ello, la mayoría de jugadores que quieren dedicarse al deporte de manera profesional no llegan a conseguirlo.

La gran exigencia y dedicación que requiere el deporte de élite se convierte en la mayoría de ocasiones en algo incompatible con un ritmo de vida normal. Para otros muchos que consiguen vivir del deporte quedan muy lejos los primeros puestos de la clasificación mundial, aunque consiguen dedicarse por completo a lo que le apasiona.

Cuando se inicia una carrera deportiva, lo más importante es sentir la gratificación de los pequeños avances y disfrutar jugando sin marcarse unas metas inalcanzables.

El talento natural, un duro entrenamiento y una preparación psicológica y personal adecuada harán que los éxitos deportivos lleguen con el paso de los años. ¡Ánimo!

Compartir este articulo