El fútbol es uno de los deportes más practicados y populares a nivel mundial. En España ningún otro deporte tiene tanta repercusión en la sociedad y su liga profesional es seguida cada semana por millones de personas en todo el planeta.

La Liga española es, junto a la Premier inglesa, la mejor competición de clubes del mundo y los equipos españoles están siendo los claros dominadores de competiciones tan prestigiosas como la Copa de Europa (Champions League) o la Europa League durante las últimas décadas.

En cuanto a los clubes, los dos equipos más laureados del balompié nacional, Real Madrid y Barcelona, han demostrado su hegemonía continental en las últimas temporadas. Además, cabe resaltar las magníficas actuaciones del Sevilla F.C., equipo que encabeza el palmarés de la Europa League (anteriormente Copa UEFA) con 4 títulos.        

Y si a nivel de clubes los equipos españoles conquistan año tras año los principales campeonatos europeos, a nivel de selecciones el fútbol nacional también atraviesa una etapa dorada tras cosechar La Roja un histórico triplete de victorias (Eurocopa-Mundial-Eurocopa), hazaña nunca antes lograda por otro combinado nacional.

Todos estos extraordinarios triunfos hacen que muchos países miren hacia España para  estudiar, analizar y copiar sus exitosos programas de entrenamiento y que, por consiguiente, el número de jugadores, equipos y aficionados al fútbol en nuestro país aumente a un ritmo desenfrenado.    

Así las cosas, cada vez más jóvenes quieren mejorar su nivel de juego con ayuda de entrenadores cualificados. Junto a los ya conocidos campamentos de verano, poco a poco están proliferando otros campus de fútbol que tienen lugar durante los meses de invierno. Estos campamentos son semejantes a los que se celebran en los meses estivales, ofrecen la posibilidad de aprender idiomas y suponen una opción perfecta para aquellos jóvenes futbolistas que quieran pasarlo en grande practicando su deporte favorito en esta época del año.